sábado, 19 de julio de 2008

Cosas mías...

__


Hablar de mí...
¿Por donde empezar?.
Si es que llevo todo el mes de Julio "médico va, médico viene"...
Y ahora recuerdo lo que me impulsó a abrir este espacio: leer a Victor y su natural forma de decir las cosas.
Vale, venga, va...
Hace 10 años me diagnosticaron un cancer en el ríñón, cosa que me costó un idem pero de forma literal. Después de seis sesiones de quimio y la operación previa puede decirse que salí con bien de esta (miro al cielo y doy gracias al Universo).
La cosa es que el año pasado a la tonto a lo tonto empecé con un tumor cútaneo en el cuero cabelludo, tras una revisión rutinaria me detectaron un adenocarcinoma en el endometrio. En el estudio de extensión... ¡oh, sorpresa!, tenía un polipo sospechoso en el colon.
Total: 10 horas de quirófano (me operaron de todo a la vez), 10 días de hospital, 25 días de radioterapia y un diagnóstico, "síndrome de Lynch Tipo II". Esta vez la broma me costó el colon, útero, ovarios, trompas, 30 ganglios y alguna cosilla más sin importancia. Sin contar una calva que me ha quedado en la cabeza y que mis rizos tapan modosamente.
Este año, en enero, me salió una especie de espinilla en la mejilla. Especie de... en realidad era otro tumor que tras dos intervenciones han conseguido extirpar en su totalidad. Eso si, parece que me cruzara una noche de jarana con algún espadachín gracioso que me dejó su inicial dibujada en la cara: una especie de "n" o algo así.
No cunda el pánico entre algún posible y accidental lector: de salud estoy bien. No he pillado un triste catarro en diez años, por poner un ejemplo.

No me gusta predicar, dar consejos y etc, ... pero el cancer, si se cruza en la vida de uno, es sólo un accidente más, no tiene porqué interrumpirlo todo: ilusiones, sueños... no tiene porqué.
La vida sigue siendo vida con o sin cancer.
Este verano en agosto me voy de vacaciones a Asturias, tengo proyectado un viaje a Florencia para el año que viene con mi marido. Entre medias, que remedio, tengo una urografía, una citoscopia, una rectoscopia, una biosia de unos nódulos en el tiroides (aparentemente con buena pinta)... Pero eso... entre medias, porque mis sueños siguen intactos (o casi).
Por supuesto que el cancer cambia cosas, pero no dejemos que cambie más de las "justas". Yo he tenido cambios en lo laboral y sobre todo en lo personal. En lo personal por esta sensación de ¿que será lo próximo? y ¿por qué no decirlo?, por la mutilación que suponen las cirujias correspondiente... pero la vida sigue estando ahí esperándome ansiosa para ser vivida. Aunque ahora, como digo yo, piense en corto...




__

4 comentarios:

vto dijo...

¡Con dos ovarios! si señor.
No sabes el bien que me hace leerte, espero que con el tiempo nos cuentes más cosas dentro además de compartir con nosotros tu enfermedad. Tengo mucha intuición y se que ahí dentro se esconde algo importante.
Luchamos y lucharemos Luisa, y por el camino nos lo pasaremos de puta madre. Me hace feliz conocer a una persona como tu.
Ya te consideraba una de mis amarillas pero ahora vas a subir de nivel.
Un abrazo, ¡que uno! un montón disfruta de tus viajes y compártelos con nosotros por favor.
Chau,
Víctor

Carlos Mateo Beltrán dijo...

Hola.
He topado con tu blog por casualidad, y te felicito. Estoy en una situación similar a la tuya, con el maldito cáncer. Me costó días asimilarlo, y en el momento que lo asimilé decidí ser feliz, buscarle el lado bueno (que lo tiene, al menos a mi me ha enseñado a vivir mejor, a ser mejor persona, a querer más, y sobretodo a valorar más), y a mis 31 años, después de 9 meses como enfermo puedo decir que mi vida a empezado ahora. Estoy ganando batalla a batalla en esta dura guerra, cada vez queda menos para llegar al final, y sé que lo lograré, al igual que tú has logrado tantas guerras.
Te seguiré si no te importa, leyendo tu blog, al igual que tú puedes hacerlo en el mío, http://diariocancer.blogspot.com
Un abrazo luchadora.

Yo también tengo cáncer dijo...

Bueno, pues cuentas con una seguidora más, si me aceptas.
Lamento que no sean otras cuestiones más agradables las que nos reúnan en estos parajes, pero me alegro porque intuyo que tenemos mucho que aprender de tí.
Un abrazo,
Isabel F.

vto dijo...

Buenos día Luisa,

¿Como anda todo? cuéntanos algo o empezaré a asustarme.

Un abrazo,

Víctor